Postular Práctica

Las postulaciones de experiencias se pueden realizar durante todo el año a través de la web del Observatorio. La evaluación de la práctica propuesta está a cargo de un Comité, conformado por especialistas en el campo de la extensión y vinculación tecnológica, quienes definen la incorporación en el BBP.

Para la postulación es necesario que la práctica responda a los siguientes requisitos:

1  Encuadre en los conceptos de buena práctica y de vinculación tecnológica-social trabajados por el Observatorio.

2.  Ser resultado de un trabajo conjunto entre Universidad y Gobierno Local.

3.  Completar información requerida, con material de difusión (gráfico, audiovisual, etc.) y contactos actualizados de los responsables.

4.  Que se encuentre finalizada, o cuente con resultados e impactos evaluados.

 

Los responsables de la remisión de la propuesta, por el solo hecho de enviarla para su incorporación en el BBP del Observatorio, autorizan al mismo a editar, re-editar, publicar, reproducir, difundir, distribuir copias, preparar trabajos derivados, en soporte papel, electrónicos o multimedia, u cualquier otro creado o a crearse e incluir el artículo en índices nacionales e internacionales o bases de datos, como así también en cualquier otra forma de publicación existente o que exista en el futuro, con la única condición de la mención expresa de los responsables de la iniciativa.

Glosario

Se definen como buenas prácticas a todas aquellas iniciativas, que siendo un producto de instancias de vinculación tecnológica-social, han promovido soluciones innovadoras (en el logro de sus propósitos), y han contribuido con algunos de los siguientes fines: mejorar las condiciones de vida de los habitantes de un determinado territorio; contribuido con procesos de desarrollo local o de inclusión social; eliminar o mitigar asimetrías sociales o territoriales; fortalecer la calidad ciudadana; avanzar en procesos de descentralización y/o mejoras cuali o cuantitativas en la gestión gubernamental; mejoras ambientales u otras acciones siempre que las mismas estén orientadas al logro de una mejora en la calidad de vida de la población.

De acuerdo a la UNESCO, en el marco de su programa MOST (Management of Social Tranformations), una Buena Práctica debe ser:

  • Innovadora, desarrolla o adapta soluciones nuevas o creativas en su ámbito territorial.

  • Efectiva, demuestra un impacto positivo y tangible sobre la mejora.

  • Sostenible, por sus exigencias sociales, económicas y medioambientales pueden mantenerse en el tiempo y producir efectos duraderos.

  • Replicable, sirve como modelo para desarrollar políticas, iniciativas y actuaciones en otros lugares.

Se reconoce por ellas, a las actividades de extensión, vinculación y/o transferencia tecnológica (EVyTT) que implican procesos de interacción entre universidades y gobiernos locales (GL), que tengan por finalidad contribuir al desarrollo social, económico y/o cultural de la población, y cuyos beneficios sean apropiables por la misma a título no oneroso, con la excepción de las prácticas promovidas que tengan por finalidad la promoción de procesos de inclusión social, como es el caso del desarrollo de experiencias de economía social.